Mariamu Thomas trabaja en Afrikable desde hace muchos años. Su vida antes, comenta, no era tan mala. Hacía brazaletes y los vendía en el mercado. A veces ganaba mucho y a veces poco, pero podía sacar unos 40€ al mes. Su marido tiene otra casa en Amboseli, y cada año se turna a sus esposas para vivir con ellas en Lamu. En Amboseli la vida es muy dura, pero desde que trabaja en Afrikable y puede llevar dinero a casa, su marido le permite quedarse en Lamu todo el tiempo. Ve grandes cambios en su vida, ahora gana una media de 150€ al mes, tiene un salario fijo que cobra también cuando está enferma, a diferencia de cuando trabaja por su cuenta.

“Lo que más me gusta son mis clases, donde aprendo a leer y a escribir. Antes no sabía y pensé que nunca aprendería. Ahora tengo 40 años y ya puedo llamar por teléfono sin tener que pedir ayuda”