«Llegue sin ningún tipo de expectativa y siendo la primera vez que pisaba África. La gente de Lamu me ha parecido encantadora y la labor que hace Afrikable en la isla tiene un gran valor para las mujeres integrantes del proyecto, hasta el punto de que en algunos casos llega a cambiar sus vidas y las de sus hijos: ofreciéndolas seguridad y recursos económicos para abandonar a maridos que no las trata bien, o evitando que casen a sus hijas adolescentes por no tener recursos para mantenerlas.

Personalmente ha sido una experiencia muy gratificante y me he llevado conmigo del recuerdo de las sonrisas y alegría que transmitían los niños y los habitantes de Lamu en general.»