«Vine a Afrikable con la idea de desconectar de mi ritmo de trabajo diario y conocer de primera mano un proyecto que trabajase para mejorar la situación de la mujer en África. Después de dos semanas, me voy completamente renovada, ya que Lamu es un lugar especial donde uno se siente acogido e integrado desde el primer momento.

También me marcho con una actitud muy positiva, al comprobar cómo proyectos iniciados de forma humilde pero con muchas ganas y entusiasmo, son capaces de poco a poco cambiar la situación de muchas mujeres y niños en este pequeño rincón del mundo. Fantástica experiencia.

¡¡Asante sana!!