Está aquí: Inicio / Mostrando artículos por etiqueta: mujer áfrica
Miércoles, 27 Diciembre 2017
Publicado en PROYECTOS

Hace unos meses tuvimos la gran suerte de poder compartir momentos muy especiales con una chica muy especial. Saedi vino a realizar sus prácticas de ciclo de grado medio en Lamu con Afrikable. Saedi ante todo es una mujer valiente que rebosa vida, fuerza y coraje... un ejemplo a seguir con tan sólo 18 años.

MGF Taller
Sus padres son de Gambia y aunque ella nació en España, no fue hasta hace unos meses que obtuvo su nacionalidad española. “Mi padre vivía en España como si aún estuviera en Gambia, en casa nos prohibía a mí y a mis hermanos hablar en español y nos pegaba si nos escuchaba hablar en otro idioma que no fuera Soninké, nuestra lengua materna”. Aunque no sólo les pegaba por eso... los malos tratos eran continuos en su hogar.

Cuando tenía 8 años sus padres la llevaron de viaje a Gambia junto con su hermana pequeña para que aprendieran a ser como las mujeres gambianas. No sabía entonces que ese viaje marcaría un antes y un después en su vida. Se alojaron en casa de su padre en Turekunda, una pequeña aldea muy lejos de la capital gambiana. Una mañana como otra cualquiera, después de un desayuno como otro cualquiera, su madre la vistió con una tela que le pareció muy rara y la llevó al lavabo donde de repente empezaron a entrar más mujeres: su prima y su madre la sujetaron en el suelo cada una de una pierna, otra mujer se colocó detrás de ella y le sujetó el cuerpo y los brazos. Por último, otra señora entró en la habitación con una cuchilla en la mano.

“Realmente no lo recuerdo como algo extremadamente doloroso, pero sí que recuerdo los gritos de mi hermana cuando le tocó a ella” nos comenta Saedi. Quizás su memoria quiso borrar ese recuerdo tan terrible, quizás el miedo o la tensión hizo que se centrara en lo que le pasó a su hermana para poder escapar mentalmente de algún modo a lo que le estaba sucediendo a ella. Quizás simplemente no le dolió tanto como esperaba.

MGF Taller
Si yo me pongo en su lugar, en el lugar de una niña de 8 años que de repente la llevan al baño y entre 3 ó 4 personas la sujetan en el suelo a la fuerza mientras otra blande una cuchilla en sus manos, yo estaría aterrorizada. Sea como fuere, lo que si está claro es que ese día, cuando otros decidieron por ella qué hacer con su cuerpo, pisotearon sus derechos de niña y sus derechos como mujer.

Sus padres volvieron a España, pero a ella la dejaron con su tía en Gambia a la espera de encontrar un marido para ella. Durante este periodo los abusos y el maltrato fueron algo habitual en su día a día. Dos años después la burocracia española le dio una oportunidad de oro a Saedi. Debía de renovar su residencia, puesto que su padre nunca la inscribió como española en el registro civil a pesar de nacer y haberse criado en España. Tuvo que traerla de vuelta España para los trámites y debido a la precaria situación económica que pasaba la familia en esos momentos, no pudieron enviarla de vuelta a Gambia.

Los malos tratos continuaron en España, pero un día Saedi, con tan solo 13 años de edad, decidió sacar a la mujer valiente que lleva dentro y en la que se ha convertido ahora, y poner fin a esa situación. Habló con su profesora sobre todo lo que le estaba pasando e inmediatamente todos los protocolos para la protección del menor se pusieron en marcha. Desde ese momento gracias a la Generalitat de Catalunya y a Aldeas Infantiles se encuentra a salvo y más llena de vida que nunca.

Dentro del ciclo de derechos de la mujer, y en concreto siguiendo los talleres anteriores sobre violencia de género, quisimos cerrar este ciclo sensibilizando sobre la Mutilación Genital Femenina (MGF) como máxima expresión de vulneración de los derechos de las mujeres y las niñas, así como claro ejemplo de violencia tanto física como psicosexual contra todas nosotras.

MGF Stop

Es muy común oír hablar de “circuncisión femenina” para referirse a la MGF y es por eso por lo que nuestro taller quisimos enfocarlo resaltado precisamente las diferencias entre circuncisión masculina y mutilación genital femenina.

MGF Taller

La circuncisión masculina es una de las más antiguas operaciones quirúrgicas conocidas y consiste en la extirpación del prepucio (piel que recubre el glande del pene). Las principales razones para su práctica son religiosas, culturales y de salud. Se estima que alrededor del 30% de los hombres de la población mundial están circuncidados. El riesgo de complicaciones durante la intervención, o postoperatorias, es de un 2%, y son de fácil tratamiento en la mayoría de los casos. Recientes estudios de la Organización Mundial de la Salud indican que la circuncisión masculina reduce considerablemente el número de infecciones urinarias, algunos tipos de cáncer, e incluso enfermedades de transmisión sexual. Especial mención tienen los estudios de la OMS que demuestran que la circuncisión masculina reduce el riesgo de contagio del VIH en un 60% aproximadamente.

MGF Circuncisión Mapa

La Mutilación Genital Femenina comprende todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y otras lesiones de los mismos por motivos no médicos. No tiene ningún efecto beneficioso para la salud y perjudica de formas muy variadas a las mujeres y niñas. Puede producir hemorragias graves y problemas urinarios, y más tarde puede causar quistes, infecciones, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido. Más de 200 millones de mujeres y niñas actualmente han sido objeto de la MGF en los 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica.

MGF Mapa

La mutilación genital femenina se clasifica en tres tipos principales:

  • Tipo 1 - Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris.
  • Tipo 2 - Excisión, consiste en la resección parcial o total del clítoris y los labios menores (pliegues internos de la vulva), con o sin excisión de los labios mayores (pliegues cutáneos externos de la vulva).
  • Tipo 3 - Infibulación, consiste en el estrechamiento de la abertura vaginal, que se sella procediendo a cortar y recolocar los labios menores o mayores, a veces cosiéndolos, con o sin resección del clítoris (clitoridectomía).

Tipos de Mutilación Genital Femenina

La MGF es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación de la mujer. Es practicada casi siempre en menores y constituye una violación de los derechos de las niñas. Asimismo, viola los derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte.

Según UNICEF, 9.3 millones de mujeres y niñas en Kenia (el 27% del total), han sufrido la mutilación genital femenina, posicionando a Kenia como el número 17 de los 29 países africanos donde la MGF se practica.

Mutilación Genital Femenina en África

El grupo étnico que en mayor medida practica la MGF es el Cushite, que engloba a las tribus Somali, Borana y Orma. Las tribus Maasai y Samburu del grupo étnico Nilote, también lo practican en un alto porcentaje. Por el contrario, el grupo étnico que en menor medida practica la MGF es el Bantú, entre los que se encuentran las tribus Giriama, Pokomo, Kikuyu así como los Swahilis. El 87% de las mutilaciones en Kenia corresponden al tipo número 2: Excisión.

Mutilación Genital Femenina por tribus

En 2011 fue aprobada en Kenia una ley que prohíbe la Mutilación Genital Femenina: “The Prohibition of Female Genital Mutilation ACT nº32, 2011”. Bajo esta ley es ilegal practicar la MGF o incluso llevar a la mujer o a la niña al extranjero para practicarla.

Desde que dicha ley fue aprobada, la práctica ha caído un 11%. En contraste, cada vez son niñas más jóvenes las que lo sufren, probablemente para poder mutilarlas sin que puedan oponer resistencia. Si las niñas llegan a la edad escolar, probablemente rechazarán someterse a la práctica ya que en la actualidad hay mayor información sobre el tema y tendrían más opciones de interponer una denuncia.

Muchas de las mujeres de Afrikable han sido sometidas a la mutilación cuando eran pequeñas, e incluso sus hijas lo han sufrido. Todas están de acuerdo que no existen reglas relacionadas con la religión que obliguen a realizar la MGF; la mayor parte reconocen que es un tema cultural, que se ha venido haciendo ancestralmente, que nadie les dijo que no estaba bien y que existían otras opciones. Antes las mujeres que no se sometían a la ablación eran rechazadas por la comunidad y no podían encontrar marido, ya que éstos temían que pudieran irse con otros hombres. También se practicaba como forma de mantener intacta la virginidad hasta el matrimonio. Ahora se dan cuenta que los hombres de sus tribus se casan con mujeres de otras tribus donde no se practica la ablación y se preguntan entonces por qué ellas tienen que sufrirla.

Desde que la ley fue aprobada, han encontrado muchas dificultades para poder realizar la MFG a sus hijas, y afortunadamente muchas se han salvado de ser mutiladas. Tras el taller han comprobado y comprendido que hay tradiciones que es mejor relegar al pasado.

Todas las mujeres quedaron impactadas con el testimonio y la fuerza de Saedi, quienes la animaron a especializarse en esta área y así, con su testimonio, poder contribuir en la lucha para la erradicación de la mutilación genital femenina.

MGF Taller

Saedi, eres un ejemplo a seguir… te felicitamos por ser como eres y te animamos a seguir adelante, a convertirte en la gran mujer que sabemos que vas a ser… Ha sido una suerte para todas nosotras contar con tu apoyo y colaboración en Afrikable. Karibu tena!!

MGF Taller

MGF Taller

 

Autora: Lola Serra

Martes, 07 Marzo 2017
Publicado en PROMOCIÓN

Hoy es nuestro día, el día de recordar al mundo nuestros derechos, que existimos, que somos igual de inteligentes que los hombres, que queremos una igualdad.

Hoy parece que es el día que se nos ha otorgado para darnos valor, para agradecernos nuestro papel de mujeres, madres, esposas, solteras, trabajadoras, desempleadas, altas, bajas... el día en que todas existimos para la sociedad.

Aunque nosotras en Afrikable, no somos solamente peleonas por los derechos de la mujer el día 8 de marzo, lo hacemos todos los días del año.

Porque nuestro proyecto se encarga de empoderar a la mujer. De que trabajen, aprendan un oficio, aprendan a leer y escribir, explicarles sus derechos para que puedan defenderse por el mundo.

Sí, defenderse es el mejor verbo que explica este mundo, esta sociedad.

Porque tener que decir que en el siglo en el que vivimos seguimos peleando por nuestros derechos más fundamentales, no deja de ser cuanto menos sorprendente.

Que haya todavía hombres en altos cargos políticos que sigan pensando y gritando a los cuatro vientos que la mujer es inferior intelectualmente y que ése, entre otros, es un motivo para cobrar menos.

Que tengamos que justificar y demostrar cada día nuestro cargo en una oficina ante compañeros.

Que sigan muriendo cada día mujeres a manos de psicópatas que piensan que tienen poder sobre la vida de otra persona.

Hay tantos ejemplos...

Y es una pena que en un día tan bonito, como el día de la mujer, las palabras que brillen sean: lucha, derechos, esperanza, unión, supervivencia, empoderamiento.

Porque si todo fuera bien, si realmente se nos diera el valor que tenemos, hoy se escucharían palabras como: amor, vida, ilusión, ganas, igualdad.

Por nuestra parte, queremos felicitar a todas las mujeres por la lucha diaria que llevamos, por no perder la fe, la esperanza, las ganas. Porque cada día somos más las que estamos dispuestas a gritarle al mundo que somos muchas, fuertes y estamos unidas.

Que Afrikable y sus mujeres demuestran cada día como se puede salir adelante. Con un trabajo que les gusta, un salario digno, una familia a sus espaldas a los que darles de comer, y todo esto con una sonrisa. Esas sonrisas que iluminan Lamu.

 

Autora: Ana Carlavilla

Martes, 07 Marzo 2017
Publicado en PROMOCIÓN

Día Internacional de la Mujer, día para celebrar que ante la desigualdad y la injusticia no estamos solas. Somos muchas y muchos los que hemos decidido actuar en pro de los derechos de la mujer y nuestro empoderamiento como agentes del cambio y el progreso social.

En todas partes del mundo las mujeres hemos de enfrentarnos a situaciones de desigualdad laboral y económica, violencia dentro y fuera del hogar, falta de acceso a formación, a los servicios de salud, y un largo etc. El Día Internacional de la Mujer debe ser nuestro altavoz para visibilizar y denunciar estas desigualdades y situaciones de injusticia social, para no silenciarnos, para buscar compromisos y comprometernos nosotras con nuestro futuro, en definitiva para actuar.

He querido centrar mi compromiso este 8 de marzo de 2017 en una de las realidades de desigualdad e injusticia que me preocupa especialmente, El acceso a la salud reproductiva y materna de la mujer. El acceso a la salud es un derecho humano, pero principalmente en las regiones en desarrollo, las mujeres y las niñas sufren una situación de desamparo, provocado por la dependencia económica, por la discriminación, la falta de apoyo social, ausencia de formación, por la falta de poder sobre su propia vida sexual y reproductiva, por la falta de recursos para un mejor cuidado y la inaccesibilidad a los servicios de atención a la salud. Según datos de la ONU tan sólo la mitad de las mujeres en los países en desarrollo, reciben la atención médica que necesitan y cada año son muchas las mujeres que sufren y mueren por complicaciones durante el embarazo y parto (la tasa de mortalidad materna en estos países, es 14 veces superior que en las regiones desarrolladas).

Es necesario que actuemos porque la morbilidad y la mortalidad materna es un peligro que podía evitarse dotando a las regiones en desarrollo de los recursos necesarios para ofrecer información, formación y fácil acceso a una asistencia sanitaria de calidad. Apoyando e impulsando con nuestro compromiso actuaciones como el nuevo Proyecto Maternity Home de Afrikable, podemos conseguirlo.

¡Feliz Día Internacional de la Mujer a todas y todos!

 

Autora: Lidia Jimeno

Lunes, 07 Marzo 2016
Publicado en PROMOCIÓN

Llegan temprano, a las ocho, dan los buenos días al resto de compañeras con una sonrisa. Inician su trabajo, no faltan las animadas conversaciones ni la concentración requerida en otras ocasiones que las obliga a callar-cortar la tela, coser pulseras, fabricar sandalias-. Es el día a día de las mujeres de Afrikable, jornadas que pasan sin pena ni gloria pero que se han convertido en un motor para sacar adelante a sus familias.

Un puesto de trabajo en Lamu supone más que un empujón para afrontar algunos de los problemas que sufren las mujeres en la isla, muchos de ellos derivados de la situación generalizada de extrema pobreza (es decir, rentas de menos de un dólar al día para sobrevivir). A esto se suman situaciones que ponen los pelos de punta: mujeres que han sufrido maltrato o cabezas de familia que se encargan del cuidado de la casa y todos sus hijos e hijas. ¿Cómo sería su realidad sin Afrikable? Como la de las centenares de mujeres que viven en esta misma ciudad, en esas mismas condiciones, y que salen a la calle a dejarse la piel con el objetivo de dar dignidad a su familia.

Desde el año 2009 Afrikable ha ayudado a luchar contra la pobreza empleando a más de 80 mujeres en cuatro grupos productores diferentes. Gracias a tus aportaciones, a la visita de voluntarios con el programa Vacaciones Solidarias y a la empresa de calzado Alma en Pena, se ha contribuido al cambio.

Habéis ayudado a cambiar la situación económica de las mujeres de Afrikable, pero además habéis creído en ellas y las habéis hecho visibles. Aún recuerdo las palabas de Lola, presidenta de la asociación, contándonos que ella y Merche, vicepresidenta, habían llegado a pedir permiso a los maridos de algunas mujeres maasais para que pudieran trabajar en los proyectos de Comercio Justo de Afrikable (en algunos países nos echaríamos las manos a la cabeza). Ellos aceptaron, se dieron cuenta de que generarían ingresos económicos y así ha sido, pero más allá, son mujeres que han ganado libertad…¿No son suficientes motivos para apostar por estas heroínas invisibles?.

 

Autora: Carmen García

Domingo, 19 Julio 2015
Publicado en PROMOCIÓN

Si hablar de conciliación de la vida familiar y laboral es en algunos países del llamado primer mundo un reto aún por conquistar por muchas mujeres, en los países en vías de desarrollo la conciliación se convierte en una auténtica utopía, especialmente en aquellos entornos más rurales y con mayores índices de pobreza. Y es que el machismo instaurado en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana en estas sociedades es el principal obstáculo que los derechos y las libertades de las mujeres deben superar, junto con la ausencia de un marco legal e institucional que fomente y promueva el equilibrio entre las responsabilidades familiares y el desempeño de cualquier actividad laboral con medidas tales como el permiso de maternidad y de lactancia, la reducción de jornada, la excedencia por cuidado a menores y familiares o la flexibilidad de jornada.

Aquí, en Lamu, el rol de la mujer se limita generalmente al ámbito doméstico, es decir, al cuidado del hogar y de los hijos y la familia a cargo, y al desarrollo de algunas actividades orientadas a percibir ingresos  (recogida y venta de leña o venta de hortalizas, frutas y otros productos en pequeños puestos).

Pero, ¿qué sucede con la llegada de la maternidad? La respuesta es sencilla: las mujeres siguen desempeñando sus actividades laborales con total normalidad, pero ahora lo hacen con un bebé de cortísima edad colgado a la espalda. Y es que no hay más alternativa para ellas, no existe la posibilidad de dejar de trabajar y atender al bebé sin verse afectada la economía doméstica. Así que tanto una como otra opción tienen consecuencias más que alejadas de lo que entendemos por conciliación de la vida familiar y laboral: por un lado, dejar de trabajar para dedicarse al cuidado del recién nacido supone ver afectada la calidad de vida del mismo y del resto de la familia, pues la disminución de los ingresos se traduce, entre otras cosas, en una peor calidad de la alimentación, con los riesgos que esto conlleva en términos de desnutrición y de otras enfermedades relacionadas con la mala calidad de los alimentos y del agua. Por otro lado, desempeñar la actividad laboral, en la mayoría de los casos al aire libre, con un bebé colgado a la espalda no se acerca a la situación óptima para la recuperación de la madre y la crianza y el cuidado del hijo.

Maternidad Esha

 Esha con el pequeño Mahmoud

 

Desde Afrikable, donde el empoderamiento de la mujer es el principal objetivo e hilo conductor de las intervenciones, la conciliación de la vida familiar y laboral es una necesidad y una prioridad a atender. Así, las mujeres trabajan en un entorno de flexibilidad por lo que al cuidado de sus hijos más pequeños se refiere, pues acuden a sus puestos de trabajo con sus bebés, que son atendidos y cuidados durante toda la jornada laboral por una mujer encargada de esta tarea. Así, las mujeres pueden trabajar sabiendo a sus pequeños bien atendidos y teniéndolos muy cerca en caso de tener que atenderlos ellas mismas, lo que incluye la lactancia.

Esta flexibilidad también se traduce en la posibilidad de no ver afectados sus salarios si tienen que quedarse en casa por no encontrarse en buenas condiciones para asistir al trabajo, por tener que atender a sus hijos o familiares o acompañarlos al médico, o asistir a alguna reunión escolar o de la comunidad; así como si tienen que abandonar su lugar de trabajo por alguna de estas razones.

Por lo que respecta a la maternidad propiamente dicha, son prioridades la recuperación de las madres después del parto y la adecuada atención y cuidado de los recién nacidos durante sus primeros meses de vida, por lo que la baja por maternidad es un derecho que se garantiza a todas las mujeres que trabajan en Afrikable. Así, ellas pueden elegir prolongar el período de baja maternal durante 3 o 4 meses, percibiendo 12.000 o 9.000 chelines respectivamente de manera mensual durante este tiempo. Con esto se garantizan tanto los derechos de la madre como del recién nacido, así como se asegura que la economía familiar no se vea resentida por la falta de ingresos, con los riesgos que esto podría suponer.

En las últimas semanas dos de las trabajadoras de Afrikable, Esha y Maimouna, han sido madres, y ambas ya disfrutan de la "maternity leave". Tanto ellas como el resto de mujeres que ya la han disfrutado se muestran encantadas con ello porque pueden cuidar a sus hijos y disfrutar de ellos durante sus primeros meses de vida y a la vez recibir un salario, lo que permite que su economía doméstica no se resienta por el mero hecho de ser madre, evitándose así cualquier tipo de discriminación y perjuicio por razón de género.

Estas medidas suponen un paso adelante hacia el empoderamiento de la mujer y el ejercicio de sus derechos, siendo la conciliación de la vida familiar y laboral una meta más que alcanzable para estas mujeres en un entorno minado de impedimentos para ello.

 

Autoras: Marta Heredia y Lidia Jimeno

Jueves, 02 Julio 2015
Publicado en PROYECTOS

Existe consenso internacional sobre la importancia y necesidad en la protección de los derechos humanos de las mujeres, posición que reconoce el valor intrínseco de éstas y los vínculos entre sus derechos y la prosperidad en general. Citando a Xavier Aldekoa en su libro Océano África: “La mujer africana es el héroe olvidado de África. Porque no sólo es, aunque invisible, el motor del continente, sino que también en su pieza más fiable: una mujer africana jamás desaprovecha una oportunidad para sacar adelante a los suyos”.

 

Pese a este reconocimiento la posición de la mujer, no sólo en África sino a nivel mundial, continúa siendo muy desfavorable ya que la definición de un marco legislativo en defensa de la igualdad de género es insuficiente. En este punto entra en juego el eterno debate entre la adopción de políticas que traten a los hombres y mujeres de misma manera y la igualdad sustantiva, aquella que realmente se refleja en la sociedad y que requiere transformar de un modo fundamental las instituciones económicas y sociales – incluidas las creencias, las normas y actitudes que las moldean-.

 

Dentro de este contexto de desigualdad y desprotección, la mujer africana se encuentra en una situación de mayor vulnerabilidad y muestra de ello, es que una mujer en Sierra Leona tiene una probabilidad cien veces mayor de morir durante el parto que una mujer que vive en Canadá, tal y como se desprende del informe El Progreso de las Mujeres en el Mundo 2015-2016, recientemente publicado por ONU Mujeres.

 

Mujeres TrabajandoUna de las bases fundamentales para frenar la desigualdad de género y potenciar el empoderamiento de la mujer reside en el trabajo remunerado y es en éste pilar sobre el que se apoya la actividad de Afrikable. Apostamos por la creación de oportunidades para la mujer a través de la creación de puestos de trabajo retribuidos con una base salarial que dobla el mínimo interprofesional de Kenia. A lo que hay que sumar la formación y capacitación que reciben las mujeres, rompiendo así con un sistema patriarcal en el que el papel de la mujer queda restringido a las tareas domésticas y cuidado de los hijos.

 

Afrikable funciona como centro de acción colectiva, un elemento crucial, ya que las mujeres que comparten esta realidad necesitan compartirla, conocer y aprender a luchar por sus derechos, algo que sólo ocurre cuando se actúa de manera grupal. Dentro de esos derechos se encuentra la lucha en el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, una situación que se encuentra alejada de alcanzarse y por la que toma más sentido que nunca la baja por maternidad que disfrutan las mujeres de Afrikable.

 

Lucha, fuerza, compromiso, importantes avances y un largo camino. Un recorrido en el que nos gustaría que nos acompañaras y en el que pondremos música, de esa que funciona como vehículo para crear conciencia, de esa que sale de la cantante maliense Fatoumata Diawara quien en 2011 hizo su debut con el álbum Fatou en el que incluye Makoun Oumou una canción con la que rinde homenaje a los derechos de sus compatriotas, la mujer africana.

 

 

Autora: Estefanía Vera

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

SOBRE AFRIKABLE

Afrikable es una organización sin animo de lucro española, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con número 1/1/594088 y en el Registro de Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) con número 2033.

 

En Kenia nuestra asociación se llama Afrika Able Organization y está inscrita en el NGO Coordination Board de Kenia, con número 10976.

DÓNDE ESTAMOS

  • Lamu, Kenia.
    Madrid, España
  • +34 605 722 162