Está aquí: Inicio / BLOG / Afrikable

Afriblog

El blog de Afrikable 

Noticias, Novedades, etc.

Aprovechando su décimo aniversario, Afrikable ha pensado que era un buen momento para empezar a vender sus productos en establecimientos de otras zonas de Kenia; concretamente, en Malindi, Mombasa, Nairobi y otros puntos de Lamu y Manda.

Los objetivos principales de este proyecto no son otros que: mejorar continuamente las secciones de Afrikable, estabilizar la producción, dar más visibilidad de la organización en el país y poder mejorar las condiciones de vida de más mujeres y familias en la isla.

Para ello, la entidad me ofreció en mi plan de prácticas del grado en Empresa y Tecnología (UAB) –entre los meses de marzo a mayo- la formación de un comercial local, en este caso Adhan (hijo de una de las primeras mujeres ormas que trabajó en los inicios de Afrikable). De esta forma, se empoderaba al conjunto de la organización en busca de más colaboradores y conocedores del proyecto.

Todo empieza un año antes de llegar a Lamu, durante el verano de 2018. Mi objetivo era buscar una motivación distinta para realizar mis prácticas y el proyecto de final de grado en la carrera que estaba realizando, Empresa y Tecnología. Ese algo que me permitiera ver mis estudios con otra perspectiva.

Lo que no sabía en ese momento era que, por esas cosas de la vida, una llamada a Afrikable para informarme sobre su proyecto y oferta de prácticas iba a cambiarme la vida.

El 11 mayo, como cada segundo sábado de este mes, nos unimos en Lamu a la celebración del Día Mundial del Comercio Justo.

Además este año celebramos 10 años trabajando y luchando todas juntas por conseguir que el empoderamiento y la justicia social sean una realidad diaria, compartiendo con vosotr@s cómo cada uno de los 10 estándares de comercio justo se convierten en la historia de 10 valientes mujeres que trabajan por conseguirlo.

Historias que contienen la fuerza de contagiarnos y animarnos a seguir nuestro trabajo de difusión, promoción y lucha por el Comercio Justo como herramienta clave para la consecución de la justicia global, el empoderamiento de la mujer y la reducción de la pobreza.

Fatuma Hassan, la primera mujer beneficiaria de nuestro proyecto, madre de Ibrahim, Maka, Mariam, Abubakar, Mohamed y Zenab Kanchora; y muy querida por todas y todos las/os vacacioneras/os, lleva varios meses enferma, yendo de un hospital a otro sin encontrar respuesta a su problema.

Todo comenzó con ciertas molestias estomacales tras la ingesta de alimentos pero esta situación ha ido agravándose y ahora ya no puede tomar prácticamente ningún alimento porque todo lo vomita. Pesa ahora 35 kilos.

Para realizar un diagnóstico certero sobre las causas de esta situación es necesario practicar URGENTEMENTE una endoscopia digestiva. Una prueba médica que, aunque es bastante común en nuestro país, en Lamu se trata de una prueba delicada y costosa, QUE NO LA CUBRE SU SEGURIDAD SOCIAL y para la que no se dispone de equipamiento, siendo necesario desplazarse hasta Mombasa.

Hoy, 11 de mayo, es el Día Internacional del Comercio Justo, una herramienta clave para facilitar el empoderamiento económico de la mujer y alcanzar la igualdad efectiva de género.

Una herramienta de cooperación y justicia global, una estrategia de desarrollo sostenible que crea oportunidades para los pequeños grupos productores que habitualmente se encuentran en desventaja frente a las reglas del comercio tradicional internacional.

En el mes de abril hemos tenido la oportunidad de compartir dos sesiones de movimiento expresivo con las mujeres de Afrikable.

La herramienta que hemos utilizado ha sido “Río Abierto”, un sistema de trabajo psicocorporal que nos ayuda a conectarnos un poco más con nuestro cuerpo y nuestra vitalidad, a expresar las diferentes emociones que vamos sintiendo y a compartir con el grupo de una forma diferente a la que estamos más acostumbradas (https://rioabierto.es).

Tradicionalmente, la mayoría de las manifestaciones de la danza han reflejado los roles de género otorgados socialmente en función del sexo biológico y han ejercido un papel de transmisión de valores culturales, sociales y políticos. Los hombres debían expresar su masculinidad y las mujeres su feminidad. Por ejemplo, la famosa haka maorí de Nueva Zelanda representa el enfrentamiento de los hombres justo en el momento antes de la batalla y pretende atemorizar a los rivales y mostrar su superioridad física. Por otro lado, la danza orma del parto representa el dolor que las mujeres sufren en el momento de dar a luz. Esta asignación de roles tan marcada no se da de forma universal, sino que se adapta a cada tiempo y cultura.

El cuerpo es el instrumento de la danza, es indisociable. Algunas danzas usan el cuerpo de las mujeres como objeto de mirada y de deseo de los hombres, de tal manera que la estética y el aspecto físico que se les exige depende del deseo predominante de los hombres de ese momento. Puede servir como ejemplo la danza del vientre o danza oriental a pesar de que su origen es religioso y los movimientos tratan de evocar a la fertilidad y el alumbramiento.

La danza mediante el cuerpo-persona puede constituir un instrumento de enormes posibilidades para revocar el poder machista y dar paso al poder de las libertades y las igualdades entre mujeres y hombres, un instrumento para el desarrollo de las personas y de la sociedad debería colaborar en la construcción de un escenario/mundo donde toda persona pudiera bailar y vivir en igualdad.

Cuando las mujeres salen a bailar y ocupan el centro de cualquier escenario, salen fuera de la esfera privada de sus hogares al que se las ha sometido desde siempre, se iluminan y son visibles en el espacio público.

Como desde Afrikable confiamos en la importancia de fomentar la danza como reivindicación del poder de la mujer, la liberación de los estereotipos de género y el respeto entre las diferentes tribus que trabajan en el proyecto, organizamos un taller de danza teórico-práctico en el que les explicamos el rol de la mujer en las diferentes manifestaciones de la danza a lo largo del tiempo y cómo se puede usar como instrumento para luchar por sus derechos. Como ejemplo, usamos un fragmento de la película “La fuente de las mujeres” en el que varias mujeres marroquíes interrumpen el baile de los hombres durante las fiestas del pueblo con un baile muy reivindicativo con el que explican que llevarán a cabo una huelga de amor hasta que el gobierno les construya una fuente para evitar los accidentes que diariamente sufren cuando van a por agua.

A continuación, dimos paso a la parte práctica en la que les enseñamos las sevillanas y el txulalai originarios de Andalucía y el País Vasco respectivamente, y luego nuestras mujeres se fueron organizando según la tribu de pertenencia: swahili, orma, giriama, pokomo y maasai; y nos mostraron sus bailes tradicionales en un intercambio cultural maravilloso y muy divertido basado en el conocimiento y el respeto a la diversidad tribal.

Os dejamos un vídeo en el que podéis ver lo espectacular que fue ese día para todas nosotras.

 

Autora: Belén Donoso

La escuela constituye uno de los principales agentes de socialización primaria y se conforma como el escenario principal para que las niñas y niños aprendan los roles de género que cada sociedad tiene determinados. En la isla de Lamu, la educación primaria y secundaria está mayoritariamente segregada por sexo y el alumnado apenas tiene acceso a poder compartir espacios comunes de juego. Si a ello le sumamos que desde su infancia ya se les ha transmitido lo que es apropiado o no para una mujer y para un hombre, las actividades físico-deportivas suponen un claro elemento diferenciador por sexo, en el que tanto hombres como mujeres tienen asignadas las actividades que son más acordes según su sexo biológico.

Según el National Youth Leadership Council, una persona recuerda el 10% de lo que lee, el 15% de lo que ve, el 20% de lo que ve y oye, el 60% de lo que hace y el 90% de lo que enseña a los demás. Partiendo de esta base, y tomando en cuenta que los juegos y actividades físicas no deben estar estereotipados por género, en Afrikable nos lanzamos a realizar una gymkhana coeducativa en la que nuestras niñas y niños pudieran participar en juegos que tradicionalmente han estado sometidos a los roles de género, aprender y disfrutar con ellos.

La actividad estuvo compuesta por siete estaciones en las que se ubicaron los siete juegos: pato y oca, el túnel, salto a la comba, puntería, relevos, carretilla y transporte de globos. Las agrupaciones se hicieron mixtas tanto las grupales como las que eran por parejas para favorecer la interacción entre los participantes. Nuestras niñas y niños disfrutaron enormemente y pudieron disfrutar en la mayoría de los casos de poder jugar entre ellos sin distinción de sexo ni en espacios separados.

A pesar de que la participación mixta en un mismo espacio no es garantía de una enseñanza justa e igualitaria, les pudimos mostrar una realidad desconocida para ellas/ellos en la mayoría de los casos y mostrarles que si creamos oportunidades de igualdad, avanzamos hacia una sociedad más igualitaria.

Os dejamos unas fotos del maravilloso día que pasamos.

Gymkhana deportiva coeducativa con los peques de AfrikableGymkhana deportiva coeducativa con los peques de Afrikable

Gymkhana deportiva coeducativa con los peques de AfrikableGymkhana deportiva coeducativa con los peques de Afrikable

Gymkhana deportiva coeducativa con los peques de AfrikableGymkhana deportiva coeducativa con los peques de Afrikable

Gymkhana deportiva coeducativa con los peques de AfrikableGymkhana deportiva coeducativa con los peques de Afrikable

 

Autora: Belén Donoso

Los estereotipos de género suponen las características físicas y psicológicas que se asocian a una persona según el sexo al que pertenezca. Los roles de género, sin embargo, suponen las funciones y/o capacidades sociales que se otorga a las personas según el sexo. Ambos constructos están arraigados en cada sociedad y pueden variar según el contexto cultural que se estudie. Tanto estereotipos como roles se aprenden desde una edad muy temprana, se consolidan en la adolescencia y suponen el origen de las desigualdades que luego deben arrastrar las mujeres durante toda su vida.

Tomando esto como punto de partida y en consonancia con la lucha continua de Afrikable contra las desigualdades de género, decidimos empezar a trabajar con las niñas y niños adolescentes de Afrikable. Debido a la edad en la que se encuentran y para fomentar la desinhibición de las niñas, que en la mayoría de los casos adoptan una actitud en segundo plano con respecto a sus compañeros, decidimos empezar a trabajar solo con ellas, de esta manera también conseguíamos establecer un vínculo de confianza entre nosotras.

Asistieron al taller 11 niñas con edades comprendidas entre los 8 y los 15 años. Contamos con la ayuda de Madame Joyce, una de las profesoras de la escuelita que nos apoyó con la traducción del inglés al swahili. Empezamos con el visionado de un video muy ilustrativo protagonizado por niñas y niños sobre desigualdades salariales. En él, se muestran a varias parejas de niñas y niños realizando el mismo trabajo (introducir bolitas de diferentes colores en recipientes) con la diferencia de que a la hora de la recompensa, a los niños se les da más cantidad de golosinas que a ellas. La argumentación que reciben cuando preguntan el porqué de la diferencia en la recompensa es porque las niñas reciben menos por el hecho de ser niñas. Ante esta respuesta tanto ellas como ellos reconocen la injusticia de esa situación y deciden compartir las golosinas.

Cuando terminó el video, les preguntamos qué les había parecido y si esa situación se daba en Kenia y respondieron que sí, que percibían que se recibía un trato desigual según se fuera hombre o mujer.

Adolescentes con Madam Joyce en el taller de identificación de roles y estereotipos de género

Después, pasamos a la parte principal en la que les preguntamos sobre diferentes aspectos con los que las mujeres han tenido que luchar y continúan luchando para conseguir la deseada igualdad: el derecho al voto, a recibir el mismo salario, a la educación, a solicitar empleo y trabajar sin permiso del marido y a practicar un deporte de forma profesional.

Como resultados más relevantes, destacamos que con respecto al derecho al voto dicen que no todas las mujeres tienen derecho al voto, que algunos maridos pueden prohibirte votar o que tienes que pedirles permiso. Les explicamos que en Kenia la mujer tiene el derecho a poder votar de forma libre sin tener que solicitar ningún permiso. Sobre el derecho a estudiar, indican que las familias no suelen invertir en los estudios de las chicas porque entienden que su principal función es el matrimonio y cuidar de los hijos y que son los chicos los que tienen que mantener una familia y necesitan poder optar a un mejor trabajo. Este punto resultó muy interesante ya que ellas sostienen que a pesar de que saben que esa ha sido la creencia que motiva a sus familias por optar por la educación de sus hermanos, ellas manifiestan su interés por seguir estudiando tanto la Educación Secundaria como poder llegar a la Universidad.

Con respecto a solicitar trabajo y poder trabajar sin permiso del marido, ellas apuntaron que depende del marido que se tuviera se podía buscar el empleo de forma libre o había que pedirle permiso. Les preguntamos si a ellas les gustaría ser jefas de alguna organización y nos dijeron que sí. Les pusimos el ejemplo de la directora de Afrikable, Khadija Hassan y que si se veían como ella en un futuro a lo que asintieron sonriendo y con mucha ilusión. Khadija representa el modelo de empoderamiento que ellas tienen más cercano y más presente y nos encantó escuchar esa respuesta por parte de nuestras chicas.

Por último y para cerrar los temas elegidos para el taller de ese día, les preguntamos sobre el papel del deporte en sus vidas, nos explicaron que les gusta la actividad física, que realizan la misma que sus compañeros en la escuela pero en lugares separados. Para comparar su opinión con la que aportaron las mujeres en el taller de actividad física, les mostramos la misma foto del partido de voleyball femenino de los Juegos Olímpicos de Río entre Egipto y Alemania. Las niñas apoyaron la vestimenta de la jugadora egipcia, argumentando que jugar en bikini era imposible en Kenia. Fue interesante escuchar que a algunas de ellas no les importaría ponerse un bikini, pero no en Kenia.

Adolescentes en el taller de identificación de roles y estereotipos de género

A continuación, planteamos una actividad práctica cuyo objetivo fue la identificación de los estereotipos de género que las niñas tenían interiorizados. Les indicamos que debían escribir en un papel las características tanto físicas como psicológicas que ellas creen que tienen los hombres y por otra parte, los que tienen las mujeres. Nosotras, éramos conscientes de la dificultad que entrañaba el ejercicio pero aunque les costó un poco entenderlo al principio, lo resolvieron sin dificultad y buscaron ayuda en Madam Joyce para la búsqueda de algún sinónimo.

Nuestras chicas identificaron que los hombres deberían de ser fuertes, saludables, seguros, responsables para la sociedad y que tenían que cuidar a la familia. Un comentario muy relevante fue que ellos deberían permitirle a sus mujeres ir a trabajar y hacer deporte pero la realidad era que querían que se quedaran en casa. Por otra parte, describieron que las mujeres deberían ser guapas, y sexys pero también fuertes y libres.

Este primer taller nos ha servido para establecer una toma de contacto con las adolescentes y determinar el punto de partida de un ciclo de talleres destinados a su empoderamiento que continuaremos en el tiempo debido a la buena acogida que hemos tenido por parte de nuestras chicas.

 

Autora: Belén Donoso

EL HILO DE LAS EMOCIONES y VAGAVATÚ están colaborando con AFRIKABLE, una ONGD cuyo objetivo es el empoderamiento social y económico de la mujer en África. Su trabajo se localiza en Lamu, una isla en la costa norte de Kenia. Las mujeres que allí trabajan en los talleres textiles de AFRIKABLE han confeccionado a LUCIO, el muñeco que protagoniza una de las secuencias de los talleres de EL HILO DE LAS EMOCIONES y de los conciertos de VAGAVATÚ.

Lucio tiene un problema, se ha hecho un lío con sus emociones y cada vez que abre la boca le sale un tremendo y poderosísimo enfado. No en vano, como dice el cuento que él protagoniza, era "un niño a un enfado pegado, hiciera lo que hiciera, jugara o recogiera, siempre lo hacía enfadado". Cuando por fin deja de gritar, de quejarse y pelearse con el mundo, nos cuenta su historia, de cómo "comprendió por qué el enfado siempre había estado a su lado" y "aprendió a expresar su malestar sin hacer daño ni fastidiar".

Página 1 de 15

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

SOBRE AFRIKABLE

Afrikable es una organización sin animo de lucro española, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con número 1/1/594088 y en el Registro de Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) con número 2033.

 

En Kenia nuestra asociación se llama Afrika Able Organization y está inscrita en el NGO Coordination Board de Kenia, con número 10976.

DÓNDE ESTAMOS

  • Lamu, Kenia.
    Madrid, España
  • +34 605 722 162