Está aquí: Inicio / QUÉ HACEMOS / MATERNITY HOME / TESTIMONIOS PARTOS POR TRIBUS

TESTIMONIOS PARTOS POR TRIBUS

Objetivos Maternity Home  |  Fases Maternity Home  |  Noticias  |   ¡Colabora! 

 

Parto Tribu Orma: Hadiram Abarufa

testimonio-maternity-hadiramHadiram pertenece a la tribu Orma y es partera tradicional. Ha asistido a cientos de partos en su vida.

“En nuestra tribu las mujeres dan a luz en cuclillas. Yo les toco la barriga y siento el bebé, dónde está, si está encajado o no… si noto que no está bien colocado masajeando la barriga lo coloco en su posición correcta. A veces no se deja colocar bien y nace de pie. En estos casos tiro de la piernecita suavemente, busco la otra, y luego tiro de las dos hasta que sale por completo”. Si el bebé viene de nalgas como le pasó a su hija Swafia en dos ocasiones el parto se complica mucho más “en estos casos tengo que empujar hacia adentro el bebé, hago fuerza con un trozo de tela hasta que está dentro de nuevo e intento colocarlo, busco las piernecitas y las saco suavemente… luego el bebé sale prácticamente solo”.

Masajea a la madre hasta que está lista. La mujer puede andar libremente por la casa e incluso muchas salen fuera a dar paseos hasta que sienten que es el momento. La partera va comprobando la dilatación y cuando ha llegado el momento se sienta en el suelo con las piernas extendidas. “La madre se pone en cuclillas encima de mis piernas mientras otras mujeres de la familia sujetan un palo o una cuerda y así la madre puede agarrarse y hacer fuerza. Yo la voy guiando, cuando empujar, cuando descansar, hasta que el bebé nace y cae suavemente en mis piernas”.

Si ve que va a producirse un desgarro vaginal o si nota que el bebé se queda encajado la partera procede a realizar una episiotomía de la zona superior de la vagina y no suturan el corte tras el parto. Si la mujer sufre un desgarro perianal, al día siguiente va al hospital para que suturen el corte.

kit-parto-orma-maternity-home

“Cortamos el cordón del bebé con una cuchilla que compramos en la tienda. Luego lo ato con hilo y se lo quemo con un trozo de makuti” (hoja de palma que se utiliza como tejado en las casas). “Para desinfectar usamos unas plantas medicinales que mastico para sacarles el jugo y luego escupo en la tripa del bebé”.

El ombligo se deja al descubierto, no se desinfecta ni se vuelve a realizar ningún tipo de cura.

El material de corte es una cuchilla de afeitar de 5 céntimos, que no desinfectan ni antes ni después. Es nueva para cada embarazo, pero viene envuelta en papel: no está esterilizada ni envasada al vacío.

A continuación masajea la barriga de la madre para que expulse la placenta. Ambos, madre y bebé, se bañan a continuación. El bebé en agua templada (agua de pozo sin hervir) y luego se le aplica aceite de semillas por todo el cuerpo. A la madre se le echa agua muy muy caliente (casi hirviendo) por todo el cuerpo, y a continuación se le da un masaje por todo el cuerpo con aceite de semillas.

 

“Durante 7 días cuido de la madre y del bebé. Los aseo y ayudo a la madre con las tareas de la casa. A la semana la madre ya puede ocuparse ella misma de las tareas de la casa”.

 

Parto Tribu Giriama: Gertrude Charo

testimonio-maternity-gertrudeGertrude nos cuenta que las madres giriama dan a luz a sus bebés prácticamente sin ayuda, consideran el parto como lo que en realidad es: algo completamente natural y que forma parte del ciclo de la vida.

“Cuando llega el momento de que venga el bebé, colocamos sacos usados, viejos, en el suelo y nos sentamos en un pequeño taburete de madera apoyando la espalda contra una silla o bien contra alguien que se coloca detrás”.

La partera se sitúa frente a la madre pero a cierta distancia. Todo el trabajo lo hace la madre sola, se agarra fuertemente de sus piernas recogidas y va empujando cuando nota que debe de hacerlo.“Cuando el bebé nace, es la partera quien lo recoge y lo limpia con aceite de coco y un trapo. No se baña al bebé hasta el día siguiente”. La madre se asea con agua extremadamente caliente, casi hirviendo, y se aplica por todo el cuerpo aceite de coco.

parto-giriama-maternity-home

Las mamás giriama no se hacen episiotomía, por lo que si el bebé no puede salir bien o son madres primerizas suelen desgarrarse de forma natural. “Nosotras no cosemos los desgarros del parto, tenemos cerca un recipiente con ascuas del fuego de la cocina, y tras dar a luz nos sentamos directamente sobre las ascuas”, de esta forma cauterizan las heridas o desgarros que se hayan podido ocasionar durante el parto. Con las mismas ascuas se cauteriza el cordón umbilical una vez cortado.

Se recogen los sacos con los restos del parto y los queman.

“No tenemos un tiempo exacto para guardar cama, depende de cuándo te encuentres fuerte y de si tienes ayuda de alguien o no. Si no tienes ayuda incluso al día siguiente tienes que levantarte y traer agua, cortar leña, hacer la comida para los niños… ¿quién si no las va a hacer?” Las parteras locales no les hacen seguimiento postparto.

 

Parto Tribu Swahili: Maryam Azakil

testimonio-maternity-maryamLas mujeres swahilis que deciden dar a luz en casa lo hacen en la cama. Maryam Azakil nos cuenta que colocan un plástico bajo las sábanas y se tumban en la cama. La partera local las asiste, y suelen estar presentes amigas y familia que las ayudan.

“Las parteras nos masajean la barriga preparando el bebé para el nacimiento. Nos acompañan en la habitación familiares cercanos, nunca hombres".

Si necesitan episiotomía, se las realiza la partera local, y si el desgarro ha sido mayor al día siguiente irán al médico a que las suturen.

“Cuando nace el bebé le damos la bienvenida a la vida ofreciéndole un poquito de miel rebajada en agua para que la chupe. Le pintamos los ojos y la frente de negro con wanda, para evitar que alguien le pueda echar mal de ojo”.

Tras el corte del cordón umbilical les aplican aceite de semillas caliente en la tripa. Se masajea muy bien la barriga de la madre para que se desprenda la placenta, la cual se coloca en un plato especialmente comprado para la ocasión. Luego la placenta se tira y ese plato es ofrecido como regalo a la partera junto con diversos tipos de aceites que usan en los partos.

La partera asea a la madre y al bebé con agua caliente y les da un masaje con aceite de semillas. Durante una semana la partera se ocupará de ambos, de asearlos y de controlar que todo esté bajo control. Durante la cuarentena la madre no sale de casa ni realiza tareas más allá de cuidar del bebé. Es la familia la que da soporte con las tareas del hogar.

“Hasta 40 días después del parto el marido duerme en una habitación aparte. El día 39 nos decoramos con henna y nos preparamos para el día siguiente, cuando celebramos una pequeña luna de miel. Desde ese día ya podemos volver a dormir juntos”.

parto-swahili-maternity-home

Aunque muchas mujeres swahilis dan a luz en casa, otras tantas deciden hacerlo en el hospital. Es el caso de la propia Maryam.

“Hace 8 años nació mi primera hija y todo sucedió sin problemas. Mi segundo embarazo también fue muy bien, excepto durante el último mes de embarazo, donde sufrí muchas diarreas. Eran constantes. Yo estaba preocupada de cómo podría afectar al bebé, pero por más que fui al médico siempre me decía que no me preocupara, que era normal y que no pasaba nada. Que el bebé estaba bien, aunque nunca me hizo ni una ecografía ni ningún tipo de reconocimiento.

Una tarde, cuando comencé a sentir las contracciones fui con mi tía para el hospital, me dijeron que aún quedaba mucho tiempo para que el bebé naciera. Como seguía con contracciones al rato vino el médico a comprobar el avance de la dilatación, dijo que aún le quedaba mucho rato. Yo le dije que no, que notaba algo que bajaba, pero insistió en que aún quedaba mucho y se fue a dormir. Yo le dije a mi tía que notaba algo, que insistiera al médico pero ella por respeto no quiso. 15 minutos después mi hijo nacía en la cama solo… mi tía fue corriendo a despertar al médico, el cual cogió a mi bebé para limpiarlo, sin prestarme mucha atención ya que estaba adormilado aún. Mientras limpiaba a mi hijo, di a luz a un segundo bebé, de nuevo sola. Fue toda una sorpresa porque nunca nos habían dicho que eran mellizos. Lamentablemente uno de ellos murió a las 6 horas tras el parto. El doctor comprobó el otro bebé y me dijo que estaba sano, que no me preocupara, pero falleció al día siguiente. Me sentí desolada, porque nadie me supo decir por qué murieron mis hijos, porque nadie me escuchó cuando les necesitaba...

Mi hijo pequeño también lo tuve en el hospital. Hubo alguna pequeña complicación, pero nada importante según me dijo el doctor. Mi hijo tiene ahora 5 años, desde entonces no puedo volver a quedarme embarazada, he tenido 6 abortos, todos en la segunda semana de embarazo. Nadie sabe decirme qué pasó en el hospital, el médico me dice que es normal tener algún aborto, pero yo sé que mi caso no es normal, que algo me pasa.

Ahora estoy embarazada de nuevo y temo perder al bebé de nuevo. Si el embarazo evoluciona tengo claro que no lo tendré en el hospital”.

 

Parto Tribu Massai: Nailois Birisha

testimonio-maternity-nailoisNailois es Maasai, nos cuenta a continuación cómo son los partos en casa en su tribu.

A los partos maasai acuden todas las mujeres de la aldea. Los hombres se quedan en casa de la madre materna normalmente, esperando.

“En nuestra cultura no está permitido tener relaciones sexuales durante el embarazo más allá de los tres primeros meses de gestación, desde ese momento hasta dos meses después del parto no están permitidas. Creemos que es algo sucio y que puede afectar al bebé”.

Las mujeres maasai dan a luz acostadas, bien en la cama o bien en el suelo si no disponen de cama. Se agarran de las piernas flexionadas y siguen las directrices que la partera les va dando. La partera masajea la barriga estudiando la posición del bebé y lo coloca bien si así fuera necesario.

La mayoría de las mujeres maasai son sometidas a la ablación cuando tienen alrededor de 15 años. Tal y como informa la OMS, además de hemorragias graves y problemas urinarios inmediatos, más tarde pueden causar quistes, infecciones, infertilidad, complicaciones en el parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido.

“En mi primer embarazo perdí a mi bebé al día siguiente de haber nacido. Aún no sé por qué ocurrió”.

Cuando el bebé no dispone de suficiente espacio para nacer la partera realiza la episiotomía perianal, pero no sutura en ningún caso. Tampoco se cauteriza la herida con ascuas ni se desinfecta, se deja cicatrizar sola.

Una vez el bebé ha nacido, se corta el cordón umbilical con una cuchilla de afeitar sin desinfectar. El cordón umbilical se ata con hilo y tras el corte se cauteriza con ascuas del fuego de la cocina. Al bebé no se limpia ni se le aplica ningún tipo de aceites hasta el día siguiente, cuando se le baña con agua templada, jabón para niños y se le unta aceite de bebé.

“Después del parto las mujeres de la tribu nos aplican parafina por todo el cuerpo. Masajean fuerte para limpiar bien y luego nos aplican agua muy caliente. Si todo ha ido bien en el parto el marido sacrifica una cabra y se prepara caldo y carne para que lo tomemos y repongamos fuerzas después del parto. También se le da carne a la partera como parte del pago”.

parto-maasai-maternity-home

La mayoría de los bebés en cualquier parte del mundo nacen con una grasa protectora de color blanquecino llamada vermix caseosa que protege su piel de las agresiones externas. En la cultura maasai que el bebé nazca con esa grasa significa que la mujer ha tenido relaciones sexuales más allá de los 3 meses de embarazo permitidos. “Si el bebé nace con esa suciedad blanca, significa que la mujer ha tenido relaciones sexuales y el bebé se ha manchado con el esperma del hombre. En estos casos las mujeres de la comunidad que han asistido al parto apalearán a la madre como castigo por haber incumplido las leyes y haber tenido relaciones”.

La partera viene al día siguiente para comprobar que todo va bien. Durante los dos meses siguientes la mamá maasai no realizará grandes esfuerzos, y serán el resto de mujeres o bien la madre del marido quien la ayude, cocine para ella, corte leña y traiga agua.

 

#EmpoderaLaVida    ¡Colabora! 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

SOBRE AFRIKABLE

Afrikable es una organización sin animo de lucro española, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con número 1/1/594088 y en el Registro de Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) con número 2033.

 

En Kenia nuestra asociación se llama Afrika Able Organization y está inscrita en el NGO Coordination Board de Kenia, con número 10976.

DÓNDE ESTAMOS

  • Lamu, Kenia.
    Madrid, España
  • +34 651 060 555